Gasoil C y B - DECSA

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Gasoil C y B

Comparativa entre Gasoil B y C
¿Cual elegir?



En las calderas que utilizan gasóleo como combustible surge la duda de si se puede utilizar gasóleo B (agrícola-rojo) en vez del gasóleo C (calefacción-azul). La respuesta a esta pregunta es que hay dos motivos fundamentales para utilizar Gasóleo C:

LOS TRES TIPOS DE GASOIL.

Existen tres tipos de gasoil en el mercado que se diferencian, sobre todo, por el tipo de impuesto que se les aplica y por el uso que se la da a cada uno de ellos.

TIPOS

El tipo A, es el que se utiliza para la automoción y los barcos de recreo. Este es el más adaptado para los vehículos, ya que se trata de un tipo de gasóleo más refinado. Además, en su composición lleva aditivos que ayudan al buen funcionamiento del motor, y al mismo tiempo, contamina menos; por lo tanto se convierte en la mejor opción. Este tipo de gasoil es el que tiene el tipo impositivo más elevado, lo que hace que sea bastante más caro que el B o el C. Su colorante es amarillo.

El tipo B se utiliza en la maquinaria agrícola, en motores fijos, vehículos autorizados y embarcaciones de pesca o pasajeros. Se parece al tipo A, pero tiene una menor carga fiscal por lo que está prohibido en otros usos que no sean los suyos. Su colorante es rojo.

El tipo C está diseñado como gasóleo para calefacción, tanto en el ámbito doméstico como para grandes equipos de producción de calor. A diferencia del resto de tipos de gasoil,  este tiene un nivel más elevado de parafinas y mayor densidad. Estas parafinas tienen un gran poder calorífico, lo que lo hace ideal para los sistemas de gasoil para calefacción. De los tres tipos que hay, este es el que tiene el impuesto más bajo y por tanto, es más económico. Su colorante es verde.

Cabe recordar que cada tipo de gasoil tiene un uso específico y que está prohibido utilizarlos con otro fin que no sea el suyo propio. Las sanciones por este tipo de falta pueden ser muy elevadas.



Ahorro energético.

Tanto el gasóleo B como el C tienen un poder calorífico parecido (aproximadamente 10.250 kcal/kg). Pero la diferencia es la densidad. El gasóleo C tiene aproximadamente de media una densidad de 880 kg/m3, mientras que el gasóleo B tiene 830 kg/m3 de densidad. Esto quiere decir que si se necesitan 10.000 litros de gasóleo B para calentar algo, con algo más de 9.400 litros de gasóleo C hubiera sido suficiente, y como el gasóleo se vende en litros el ahorro supera el 5%.

Aditivación.

El gasóleo B está diseñado para quemar como carburante en motores de explosión interna, con unos paquetes de aditivos muy diferentes a los que tiene el gasóleo C, que está diseñado para quemar como combustible en quemadores de calderas. Si se utiliza gasóleo B en calderas se pueden formar sales que ensucien y obstruyan los quemadores. Aunque a priori se piense que al ser un gasóleo más ligero vaya a mantener más limpio el circuito de combustible.





 
Diseño Energetico y Climatizacion S.A.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal